Rakasa Lucero: Al aceptar a mis padres, ellos se convierten en un apoyo en mi vida.


La riqueza de su trabajo es transmitida de forma generosa, inteligente y con un sentido del humor que transforma todo aquello que rechazamos en un espacio auténtico y de entrega. Conocida por su estilo directo, firme y al mismo tiempo amoroso y contenedor, tuvimos una amena entrevista con Rakasa Lucero en su reciente visita a la montaña Cóndor Blanco.

RAKASA, CÓMO TE MARCO EL ENCUENTRO CON OSHO Y CÓMO TOMASTE SU PARTIDA?

R/  Osho yo lo conocí a través de Times Magazine. Leí una pequeña reseña de una charla de él que hablaba sobre la oración y me impresionó, me llegó al corazón. Después otra que hablaba de la amistad y otra que hablaba sobre el sexo, y ahí comenzó este amor que ha cambiado mi vida. Y cuando dejó el cuerpo yo estaba en Puna, tuve el gran regalo de estar ahí en el burning ghat y… es una experiencia inexplicable. Y claro que a través de los años digo “si estuvieras aquí… si estuvieras aquí” pero lo siento muy presente en mi vida. Claro que me gustaría que estuviera ahí y no siguiera hablando, pero me sigue hablando de todas maneras.

¿PARA QUIÉN ES LA TERAPIA?

R/ La terapia es dedicada al cuerpo emocional. El primer cuerpo es el cuerpo físico, donde vive el cuerpo emocional que está en referencia con las relaciones. ¿Y cuáles son las relaciones que tenemos? Son con la madre principalmente. La criatura que acaba de nacer trae su propio camino, su propio mapa y entra en conflicto y dualidad con lo que los padres y la familia espera de ellos. Entonces, es poder ayudar a la persona a abrir eso que ha quedado contraído y pueda empezar a encontrar qué es lo que realmente necesita aparte de lo que la madre o el padre quieren para él.

¿DE QUÉ FORMA HELLINGER Y LAS CONSTELACIONES FAMILIARES HAN INFLUENCIADO TU TRABAJO?

R/ Antes trabajaba en terapia familiar y en clínicas dedicadas a la familia y al niño y veía muchas dificultades, no se avanzaba mucho. Cuando conozco las constelaciones familiares veo que se trabaja con toda la familia para poder ver a la persona en el contexto de su familia. Da una visión global de la familia junto al ambiente, al país al que pertenece, a su situación política. Hellinger trajo esta experiencia habiendo nacido en Alemania, participado de la segunda guerra mundial, siendo prisionero de campo después de la guerra, después viviendo en áfrica del sur con gente de diferentes nacionalidades, y después trabajando alrededor del mundo. Para mí haber trabajado y viajado a muchos lugares con él, me ha dado esta visión que cuando veo una persona no la veo desde un ángulo pequeño sino en relación con el todo, que todo nos influencia y esa ha sido la riqueza de las constelaciones.

¿EN QUÉ CONSISTE EL MÉTODO DE TU TRABAJO?

El método de mi trabajo es ver a la persona en términos de la familia, ver qué ha sucedido con ellos, inclusive cuando me hablan de la madre, que la detestan o que genera muchos conflictos, se me abre el corazón ante esa madre. O a veces hacia padre, cuando parece que es ignorado u olvidado entonces depende de cómo siento en ese momento quién era el olvidado en esa familia, quien era el negado en esa familia, y poder dirigir y apoyar a la persona que viene a consulta a que pueda tener una nueva mirada para aquel miembro de la familia que ha sido olvidado, puesto que ningún miembro de la familia puede ser olvidado, todos tienen derecho a su lugar y lo reclaman y si no sucede en la generación cuando vivieron, entonces la siguiente generación tendrá que cargar esto porque nadie puede ser excluido ni negado. Desde esa dimensión es que trabajo con la sanación del trauma y la sanación de relaciones.

¿CÓMO ES EL PROCESO DE SANACIÓN DESPUÉS DE HABER ABIERTO LAS HERIDAS Y ESTAR A FLOR DE PIEL?

R/ Recuerdo una vez en Ibiza, una mujer vino a hacer constelaciones y cuando terminó el trabajo ella me miró saliendo del salón y me dijo “tú no me gustas”. Ocho días después, porque me fui a un retiro ahí mismo en Ibiza, cuando regresé me contaron que al siguiente día del curso la madre de ella, que no se hablaban hace 12 años, apareció en la puerta de su casa en la mañana, entró y lo primero que le dijo fue “Ah tienes café hecho” y se sentó y dice que pudieron dialogar como si se hubieran visto el día anterior. Entonces la madre sintió el llamado, ella no sabría explicar qué le pasó pero sintió que era hora de ir. A veces llega una llamada telefónica, o a veces se demora un tiempo donde hay un cambio en la relación con las personas. Pero la persona que viene tiene que realmente querer, estar muy comprometido en su camino de liberación de las cosas que los atormentan.

CÓMO HAGO PARA SANAR O ACEPTAR AQUELLO QUE RECHAZO DE MÍ?

R/ Es muy frecuente encontrarme por ejemplo con mujeres que dicen que no quieren ser como su mamá, es casi como un mantra, yo diría el 70% de las veces “no quiero ser como mi mamá”. Entonces termino rechazando aquello que no me gusta de mi mamá, aquello que yo me juré que no sería como ella. Y cuando se mira la situación de la madre y su comportamiento reconozco que yo tengo esas mismas cosas, que yo soy como mi madre. Claro que hay aspectos diferentes porque tengo un padre diferente, pero cuando acepto que yo soy como mi madre, de pronto encuentro cualidades que ella tenía en lo que yo veía que eran cosas dañinas. Entonces puedo empezar a aceptar que esas cosas que hay en mí que yo detestaba en ella son las que yo rechazo en mí. Lo mismo sucede con los hombres que no quieren ser como su papá, pero al tener una visión diferente y aceptar, es una liberación porque “mi papá es el mejor papá que tengo simplemente porque es el que tengo y soy como él en muchas cosas”. Al aceptar estas personas tan cercanas a mí puedo ver cómo me ayudan en mi vida.

¿CÓMO PUEDEN PREPARARSE LAS MUJERES PARA SER MADRES DESDE EL PUNTO DE VISTA TERAPÉUTICO?

R/ Uno aprende a ser madre con la madre de uno. Y mi madre aprendió de su madre y así en varias generaciones. Hay que tener consciencia de esto porque cuando digo “yo voy a ser diferente a mi mamá, yo voy a ser diferente a las mujeres de mi pueblo”, resulta que lo único que yo puedo ser es como ellas, en una versión moderna que parece diferente pero a la hora de la verdad es lo mismo. A veces tenemos la noción de que yo voy a hacer un trabajo mejor. Entonces comenzamos con todas las cosas que hemos leído en revistas, los vestiditos y la comida, y que no le de el sol y no le de esto… pero a cierto punto nos vamos a enganchar en los patrones que conocí, son patrones inconscientes. Todo se trata de traer a conciencia porque cuando menos pienso estoy pegándole al hijo, sacudiendo a la hija, gritando al marido delante de los hijos. Es conciencia clara de lo que he vivido, la realidad es que soy como mi mama y con conciencia y meditación y terapia puedo empezar a ser aquella madre que anhelo ser. Es el camino del conocimiento personal y la meditación.

Dejar un comentario



Recibe las Novedades de Cóndor Blanco en tu email!