Nuestra Naturaleza Elemental (1ra parte)


Descubre tu naturaleza interna, cuales elementos se presentan en ti de manera más natural.

Las culturas ancestrales creían que la energía primordial de este mundo estaba representada por los cuatro elementos de la naturaleza: Tierra, Agua, Aire y Fuego. Los antiguos en occidente y en oriente honraban estos elementos y reconocían su poder. Algunas tradiciones orientales agregan al Espacio como el quinto elemento, al que accedemos mediante una percepción más profunda de nuestra realidad.

La Astrología como tradición también contiene los cuatro elementos en su base y actualmente la utilizamos como descripción simbólica de la personalidad que cada uno de nosotros manifiesta. Son pautas de energía que expresamos en nuestro interior y en nuestra relación con el mundo.

Cada una de estas energías puede ser canalizada en nuestro crecimiento y desarrollo, o para sacar lo más negativo de nosotros mismos. Revisaremos ahora brevemente la manifestación positiva de cada elemento:

Fuego: Representa nuestra motivación, inspiración, la capacidad de tener visiones de futuro, la pasión y los valores. Es una energía extrovertida, que distinguimos con claridad en aquellos y aquellas capaces de expresar a través de su discurso, una idea potente, visionaria, que transformará las cosas tal como las conocemos.

Tierra: Representa el ritmo, los ciclos naturales, su naturaleza es instintiva y es nuestro aspecto práctico y concreto. Nos conecta con las sensaciones, y es nuestro puente al presente. Cómo cuidamos nuestro entorno y a nuestro cuerpo. Es una energía introvertida, presente en quienes resuelven problemas de naturaleza práctica, son confiables y sólidos en su actuar.

Aire: Conecta con el mundo mental, las ideas. La comunicación, la claridad, la investigación y la lógica tienen presente el elemento aire. Es nuestra capacidad para desapegarnos y observar el mundo con objetividad. Energía extrovertida, es observable en quienes poseen una fuerte inclinación mental, al análisis, estudio y se convierten en los grandes inventores, filósofos y escritores de cada generación.

Agua: Aquí el elemento se manifiesta en nuestra vivencia del mundo, y como tal es subjetiva. Se manifiesta en nuestras emociones, en nuestros vínculos, en nuestra capacidad de intimidad, con nosotros mismos y otros. Es una energía introvertida, manifestada en nuestros afectos y en nuestra capacidad de ver toda la existencia como un todo fusionado e indivisible. La fusión mística, el anhelo de conexión profunda, el amor a escala humana , la vida, tiene su raíz en el agua.

El astrólogo identifica junto a su cliente su naturaleza básica elemental, que en general está dada por la combinación de dos elementos. Un tercer elemento, puede representar nuestra sombra, aquello que rechazamos y criticamos en otro, a veces solo por inseguridad. Y el cuarto elemento permanece totalmente ajeno a nosotros, como un mundo inexplorado al que podemos acceder sólo mediante la conciencia de querer desarrollar un nuevo espacio interior.

Usamos nuestras herramientas elementales en nuestra vida, para respoder a los desafíos adaptativos a los que nos enfrentamos. Así, actuaremos con lógica frente a un problema, o con practicidad, o buscando el sentido de la situación para nosotros, o integrando una respuesta más emocional.

El arquetipo más validado en nuestra sociedad occidental es el de tierra y aire, la razón y la realidad. Pero sin duda cada uno de nosotros manifiesta energías diferentes, de Tierra y Agua, Aire y Fuego, Fuego y Agua… o bien más elementos en una canción propia.

La invitación es a sintonizar con nuestra energía elemental y crecer a partir de ese enorme recurso interno.

Como evaluarías tu relación con cada elemento en el presente?
Ejemplos de cómo las energías elementales están presentes en nosotros:
Estoy en contacto con mis emociones y
me ayudan a tener una respuesta adecuada hacia los demás.
AGUA.
Hay un área de conocimiento que me interesa y estoy dedicando parte de mi tiempo a investigar más sobre eso.
AIRE
Me motiva un proyecto en que estoy trabajando, quiero verlo crecer y que en el futuro llegue a muchas personas.
FUEGO.
Cuido de mi cuerpo, mi alimentación, cuanto tiempo duermo y cuanto lo muevo para conservarlo ágil, fortalecido y flexible.
TIERRA.

Madarian Barbara Steinfort




Dejar un comentario



Recibe las Novedades de Cóndor Blanco en tu email!